Quim Vicent

Experiencia

Me llamo Quim Vicent, soy D.O. en Osteopatía, docente, conferenciante y Director de la Clínica Arvila Magna. La atención particular a ciertas enfermedades como la lumbalgia, la fibromialgia, dolores articulares, malestar de larga duración y trastornos resistentes a tratamientos convencionales vendrían a ser mis prácticas estrella, pero no las únicas. La atención osteopática pediátrica para la prevención y rehabilitación de bloqueos de la infancia me apasiona. Ofrezco un abordaje revolucionario y a la vez exitoso.

Hace más de tres lustros que desarrollo una aproximación terapéutica propia, integradora, en la que la persona es escuchada cuidadosamente. No sólo los oídos que oyen, los ojos que interpretan el lenguaje no verbal; escucho y miro también con los dedos, explorando las fascias donde la estructura, los órganos y la piel se insertan. Estoy muy atento a los aspectos emocionales porque muchas de las enfermedades son psicosomáticas.

En muchas ocasiones la enfermedad expresa bloqueos y conflictos que no han sido identificados y elaborados de manera consciente. Un espacio, un tiempo, una técnica y la honestidad del consultante nos da cada día la oportunidad de disfrutar de unos logros trascendentes. Conseguimos el bienestar, cambiando la vida del paciente y de su familia.

Parto de la base de que sólo comprendiendo la unión indisoluble de los diferentes planos que nos conforman podemos encontrar soluciones a los retos que la enfermedad o el malestar nos imponen. Con mi manera de trabajar no busco silenciar los síntomas, sino ir más allá, llegar a donde radica la causa de la disfunción.

Trabajo básicamente con personas que, comprendiendo lo que les pasa, están dispuestas a ajustar su estilo de vida a otro que sea promotor de la salud. Renunciar a alimentos tóxicos, desarrollar una actividad física mínima y abandonar hábitos ignorados y peligrosos. Lo que muchos pacientes, casi «desahuciados» por la medicina alopática, denominan el milagro de su recuperación en realidad es ciencia. Integrado en equipos multidisciplinares he podido demostrar que una intervención sobre la columna podía evitarse haciendo modificaciones en la boca del paciente después de una radiografía oral. Las enfermedades autoinmunes que tanto preocupan podemos solucionarlas sin costosos y prolongados tratamientos.

Actualmente

Como Director de la Clínica Arvila Magna puedo desarrollar plenamente lo que mi conocimiento e instinto me dictan. Lidero a un grupo de profesionales con los que comparto filosofía y que completan aquellos saberes oportunos.

Siendo yo mismo quien recibe, sigue y acompaña a las personas que pasan por la Clínica, en muchas ocasiones el proceso de sanación implica la intervención de odontólogo, nutricionista, posturólogo y, ¿por qué no?, psicólogo. No quiero decir que todas las personas que presentan enfermedades importantes tienen que participar del proceso completo. No hay enfermedades, ni tratamientos estándar; hay personas con nuevas posibilidades abiertas gracias a la suma de las nuevas aproximaciones que aglutino.

Éste es mi primer libro, donde explico cómo, por qué, dónde y a quién puede ayudar lo que constituye mi pasión, mi profesión y sobre todo lo que puede ser la solución al sufrimiento.