Quim Vicent Aprende a escuchar tu cuerpo

Un fenómeno nuevo, o no tan nuevo, son los influencers. No es una figura que conozca mucho por que la revolución digital y el criterio sobre las cosas me pide más desconectarme, al menos un poco, que enchufarme al tsunami de información. No puedo promover que escuchemos nuestros cuerpos y pasarme la vida descentrado.

Los adolescentes (no en vano adolecer es tener una carencia) ven en personas con carisma y arrojo modelos que les divierten y les inspiran. Los adolescentes necesitan diferenciarse de las generaciones precedentes y hablan, se mueven, visten y parece que ven el mundo según su prisma particular. La revolución hormonal tiene en este momento un loco apogeo. Los adolescentes vienen poco a las consultas pero cuando lo hacen suelen obtener un gran rendimiento.

No podemos minusvalorar el poder que ejercen estos elegidos, entre otras cosas por que todos queremos ser influencers. Cuando uno trabaja, escribe o comunica uno quiere ejercer con mayor o menor intensidad una influencia, y para los que nos dedicamos a la salud es casi una necesidad. Cuando comprendes el daño que hacen ciertos hábitos y el bien que promueven otros te encantaría «convencer» a todos que tomen el camino de la salud, que apuesten por el autocuidado.

Me gusta, y en eso coincido con mis colegas de Arvila Magna, explicar qué sentido tiene lo que recomiendo por que más allá de la influencia está el libre albedrío, la conciencia personal y el apego o no al estar bien. No puedo acabar este post sin recordar a una sevillana que conocí hace medio año @Marialeonstyle. Resulta que ella es Influencer de verdad y más que los k de seguidores que pueda tener (no le falta mucho para 100.000) me importa su simpatía, su inteligencia y su naturalidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *