Saber más

Cuando estaba escribiendo el libro con el que debuto en el fantástico mundo de comunicarme contigo, uno de los títulos que barajé fue El Código Mágico. Estoy convencido de que la mirada sanadora que ve a cada persona de modo integrado es la clave para dar con ese código mágico que nos abre las puertas de la salud.

A veces no sabemos cuidarnos, a veces es la pereza, la ignorancia, la confusión entre unos consejos u otros. O algo tan simple como la permanencia en un frívolo estado de invulnerabilidad con el que crecemos cuando la infancia, la adolescencia o la juventud han transcurrido disfrutando de esa gran capacidad de autorreparación que desaparece con los años.

El código mágico es ignorado por demasiadas personas, incluso por pacientes frecuentadores de las consultas médicas o prestigiosos facultativos. Descifrar la combinación exacta que nos instala en la salud requiere de voluntad, sinceridad y esfuerzo. A cambio la recompensa es una de las más provechosas que podemos imaginar.

Descifrar la combinación exacta que nos instala en la salud requiere de voluntad, sinceridad y esfuerzo.

Porqué del libro

Casi nunca escuchamos nuestro cuerpo, si acaso lo oímos cuando grita.

Sería paradójico que te propusiera que aprendieses a escuchar tu cuerpo y al mismo tiempo no abriera un canal de comunicación directa contigo. Para eso he creado este espacio digital, dónde estaré encantado de saber de ti, de que me cuentes las cosas que el libro te haya podido inspirar, las dudas que te hayan asaltado, las preocupaciones que te aquejan.

Evidentemente no voy a pasar consulta por correo electrónico y nada, tampoco el libro, puede substituir la experiencia de conocernos en una visita normal como las que llevo desarrollando desde hace más de quince años. Lo que sí puedo ofrecerte desde aquí es un primer contacto, una proximidad y un acompañamiento que espero que te ilusione tanto como a mí.